Con motivo del Día Internacional de la Mujer, la Directora Nacional de la Mujer de Soluciones para Venezuela, Nirosqui Hernández, compartió un llamado a la igualdad y una vida libre de violencia.

El reconocimiento internacional amerita un sacrificio que puede comprobarse con el transitar del tiempo.

Y es que los inicios son tormentosos, hay que remontarse hasta la revolución francesa en 1789, bajo el lema «libertad, igualdad y fraternidad». Un reclamo de igualdad social de mujeres y hombres, dando como resultado los primeras formalidades a los derechos políticos y ciudadanía de la mujer redactada en 1791, donde contempla la emancipación femenina, derechos jurídicos y hasta el sufragio.

A consecuencia de un lamentable hecho el 8 de marzo de 1875 en Estados Unidos, en esa jornada, cientos de trabajadoras del sector textil («garment workers») de una fábrica de Nueva York se manifestaron buscando la igualdad salarial respecto a sus compañeros hombres y una mejora de sus condiciones laborales. Lamentablemente, 120 trabajadoras fueron asesinadas a manos de la Policía, sin embargo, de esta masacre nació el germen que acabó, en 1877, con la fundación del primer sindicato femenino de la historia.

Pero, ¿Qué hecho da lugar al Día internacional de la mujer? Antes de ser llamado de esa manera, se le denominó «Dia de la mujer trabajadora» a raiz de un lamentable hecho el 8 de marzo de 1908, un suceso transcendental marcó la historia del trabajo y la lucha sindical en el mundo entero: 129 mujeres murieron en un incendio en la fábrica Cotton, de Nueva York, Estados Unidos, luego de que se declararan en huelga con permanencia en su lugar de trabajo. En la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas realizada en Copenhague en 1910, Clara Zetkin propuso y se aprobó la celebración del «Día de la Mujer Trabajadora», que se comenzó a celebrar al año siguiente, en homenaje a las mujeres caídas en la huelga de 1908.

Para 1975 la ONU lo institucionaliza como el «Día internacional de la mujer».

En el caso venezolano, si bien es cierto, existen herramientas legales de carácter vinculante a una participación proporcional, equilibrada, igualitaria entre hombre y mujeres…

Hay más mujeres en cargos de dirección, cargos públicos, más en la vida política y de la familia del país. Vivo ejemplo de una heroína Doña Menca De Leoni.

Aún así en el hoy hay diferencias marcadas en el acceso al trabajo formal y de envergadura, así mismo el salario devengado. Aproximadamente un hombre gana 20% más en ingresos que la mujer.

La mujer es mucho más que orden y pulcritud en oficinas, se desempeña natural y funcionalmente en tiempos de crisis, con liderazgo y templanza es capaz de tener la solución con audacia.

Impulsar las prácticas sostenidas calando así en organigrama de alta jerarquía en el mundo empresarial por mérito no solo académicos si no también laborables permite promover la igualdad.

Fomentando la cultura laboral inclusiva, con medidas de horarios flexibles para el mejor rendimiento y oportunidades.

Teniendo prevención ante acoso y abusos en esta área, brindando un sistema de salud óptimo que les permita mediante la capacitación el recibimiento de estos hechos.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) justo a su agenda 2030 poseen un apartado referente al empoderamiento de la mujeres, adolescentes y niñas, donde son la bandera del progreso, más prósperas, sostenibles, independientes garantizando así la igualdad de género, por una sociedad más justa.

Hoy 8 de marzo, seguimos apostando a la equidad, por una vida libre de violencia, más que conmemorar, motivos hay de sobra para sentirse orgullosa de ser mujer.

Soy hija, soy hermana, soy madre, soy mujer empoderada.

¡¡¡Feliz día internacional de la mujer!!!

Unidas somos más fuertes.

Nirosqui Hernández.